Background

¡Vagacy es mucho más que una agencia de viajes!

Es un planificador de viajes dedicado a coordinar viajes divertidos y aventureros, que estimulan el rejuvenecimiento físico y la curación del cuerpo junto con el crecimiento consciente y espiritual del viajero.

En Vagacy nos encargamos de todos los aspectos logísticos de tu experiencia única, ya sea en forma de viajes de grupo planeados previamente o de viajes privados totalmente  personalizados. Podríamos llamarles retiros ¡pero la realidad es que son mucho más que eso!

Viajar con Vagacy será la oportunidad perfecta para estimular tu perspectiva personal y espiritual, mientras disfrutas de un viaje que recordarás en muchos años por venir.

Detrás de esta propuesta

se encuentra el alma apasionada de Verónica Gayá, viajera incorregible, estudiante de la vida y entusiasta de nuestro maravilloso planeta.

Verónica tiene más de 10 años de experiencia en la organización de viajes personalizados y únicos, incluyendo los de viajeros internacionales experimentados, como jefes de estado y líderes empresariales.

En 2016 después de un cambio de conciencia resultado de un intenso trabajo personal y espiritual -y un viaje esclarecedor a Hawái- nació Vagacy.

Background

Te ofrecemos

Un servicio profesional desarrollado desde el corazón. Nuestro objetivo es facilitar, a través de la experiencia de viaje, un proceso de superación en un formato divertido y emocionante.

Nos encargamos de la organización de una manera eficiente y clara, hasta que el producto final sea ese viaje espectacular que nunca olvidarás. Nos especializamos en destinos tropicales y subtropicales, y nos gusta decir ¡Si hay palmeras vamos! En especial, nos apasionan Hawái, Bali y las Islas Baleares.

Con el objetivo de que viajar no sea sólo un cambio de escenario, Vagacy te llevará a donde siempre has querido ir o donde nunca imaginaste irías. Una aventura donde tu Yo puede ser libre, y tu Ser puede crecer, para que al volver a casa descubras que el viaje acaba de comenzar…

CONTÁCTANOS HOY

«El viaje nos pone a la prueba y nos enseña – que no estamos solos, que somos resistentes, que podemos superar los mayores retos y forjar nuevos caminos donde no veíamos ninguno, geográficamente y espiritualmente, en países lejanos y en casa»